Industria Agroalimentaria

El sector agroalimentario catalán es líder a nivel estatal en términos de volumen de ventas y forma un importante clúster agroalimentario, que en el área de Barcelona concentra, además, un gran volumen de producción y la mayor parte de las actividades de investigación, innovación e inversión extranjera que genera el sector. Esto, sumado a otras muestras de proyección internacional como el potencial de sus equipamientos de distribución –Mercabarna abastece a más de 10 millones de personas desde el nordeste de España hasta el norte de Italia- o el hecho de posicionar el Salón Alimentaria como la segunda feria europea en alimentación, además de contar con universidades y centros de investigación de referencia que trabajan en los campos de la nutrición y la seguridad alimentaria, colocan este sector como uno de los más estratégicos en el futuro de Catalunya.

Descargar el Informe Sectorial 2013 de Barcelona Activa.

Catalunya cuenta, según se extrae del Informe Sectorial 2013, con más de 2.760 empresas del sector agroalimentario, que ocupan a más de 75.590 personas y registran un volumen de negocio entorno a los 22.230 millones de euros, un 17,8% del volumen de negocio total de la industria en Catalunya y un 23,5% del volumen de negocio del sector en el conjunto de España.

Empresas

2.760 empresas

Empleo

75.590 empleos

PIB

17,8% del PIB de Catalunya

A pesar de los datos, las empresas catalanas saben que para mantener su competitividad deben apostar por las innovaciones tecnológicas y, por ello, están trabajando en dos ámbitos: : por un lado, en el proceso productivo para reducir los costes y poder competir con menores precios, y por otra parte, en los productos para adaptarse a los cambios en las pautas de consumo de los diferentes segmentos de la población.

Estos cambios de hábitos y de consumo de la sociedad presentan interesantes retos de futuro a los que el sector deberá dar respuesta, como conseguir la diferenciación de los productos a través de la calidad y el origen -es decir, mejorar la trazabilidad y la indicación de origen-, ofrecer alimentos saludables y funcionales, proporcionar productos ecológicos y adaptar su oferta a las nuevas familias de consumidores y los nuevos factores culturales.

 Volver a sectores