Catalunya tiene, en palabras del conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, durante la apertura del BLE&Health, “un recurso muy importante que es el talento” y también el potencial emprendedor. Hace falta, pero, unirlo para crear proyectos ambiciosos, que respondan a las necesidades del mercado, escalables, con visión global y adaptados al sector. Esta es una de las principales conclusiones que se extrae de la jornada que desde BLE organizamos en la Antigua Fábrica Damm de Barcelona.

De esta manera, Bárbara Vallespín, de mHealth del Mobile World Capital, Jordi Naval de Genocosmetics, Ana Maiques de Neuroelectrics, Jorge Juan Fernández de Moebio, Josep Lluís Sanfeliu de Ysios Capital e Itziar Escudero de Insights in Life Sciences (ilS), coinciden en destacar Barcelona como hub biotecnológico y como ciudad que, además de ofrecer una gran calidad de vida, tiene muchas posibilidades para hacer crecer el sector.

Después de una introducción por parte del conseller Boi Ruiz, quien destacó que “si queremos ser un país rico hemos de apostar por sectores económicos punteros” y, en este sentido, “la apuesta del Govern es el sector biotech”, abrió el turno de ponencias Bárbara Vallespín explicando cómo desde el área de mHealth del Mobile World Capital Barcelona se ayuda a impulsar proyectos en el sector. “La implantación del mHealth en Europa podría suponer un ahorro de 99 billones de euros para el 2017”, explica Vallespín, pero insiste que más allá de los números, esta tecnología lo que permite es mejorar la calidad de la asistencia y que el paciente tome un rol activo en la gestión de su enfermedad.

Jordi Naval, por su parte, expone las dificultades que representa emprender en el sector biotech y que faltan más fondos de inversión para desarrollar todo el talento que hay en Catalunya, pero también recuerda que “la mitad de los medicamentos nuevos que hay en el mercado de Estados Unidos provienen de start-ups y no de las grandes farmacéuticas”. Con esto Naval anima a los emprendedores a no desistir de sus ideas e iniciarlas para buscar después ayuda en las farmacéuticas que le puedan comprar esas ideas o en los fondos de inversión. Además, insiste en la idea de que para sacar adelante un proyecto biotech hace falta emparejar emprendedores con científicos e invita a los interesados a participar en el evento que están organizando para 2015 con el objetivo de crear estas uniones.

DSC04611

“Nuestra principal motivación fue hacer algo que cambiase la vida de las personas”. Así empieza su turno Ana Maiques de Neuroelectrics, un sistema para registrar la actividad cerebral y detectar patologías que se está aplicando a enfermedades como el ictus o la epilepsia. Maiques insiste: las cualidades de un emprendedor se resumen en visión, ejecución y pasión, porque una buena idea sin un buen desarrollo y muchas ganas de llevarlo a cabo no sirve de nada. Y esa es una asignatura pendiente en nuestra sociedad porque “desde P3 ya debería haber una asignatura obligatoria de emprendimiento y otra de tecnología, además de una televisión con películas y programas en versión original”, reclama.

De la sociedad también habla Jorge Juan Fernández de Moebio, asegurando que “no hay ningún país que esté satisfecho con su sistema de salud”, pero que algunos trabajan más que otros para cambiarlo. “En Stanford no son más listos que nosotros, pero piensan más las cosas”, comenta Fernández, quien insiste en que esto puede y debe cambiar. En ese sentido se lanza el proyecto de Moebio, que funciona como una aceleradora que permite a emprendedores sin ideas participar en la vida diaria de los hospitales para detectar necesidades no cubiertas. “Los emprendedores que han participado en estos programas han detectado entre 300 y 600 necesidades” y algunos de ellos ya han iniciado sus proyectos para aportar soluciones.

La visión del inversor la puso Josep Lluís Sanfeliu, de Ysios Capital, quien asegura que faltan productos innovadores para la industria farmacéutica pero que “difícilmente saldrán de esa propia industria”. En este sentido, anima a los emprendedores a asociarse con científicos y profesionales del sector para sacar adelante proyectos de alto valor “a largo plazo, adaptado a las normativas y con una visión global”, porque los problemas de salud, en su mayoría, “no son de ámbito local”, recuerda Sanfeliu. Además, anima a la sociedad civil a tener en cuenta a los emprendedores e invertir para ayudar a sacar adelante proyectos que nos beneficiarán a todos.

Cerró la jornada Itziar Escudero, de Insights in Life Sciences, plataforma que ayuda a las empresas del sector farmacéutico y biotecnológico a recoger feedback de los diferentes agentes implicados en su ecosistema como pacientes, prescriptores, inversores, investigadores, etc. Y lo permite de una manera anónima, de manera que puedan dar y obtener una respuesta sincera. En concreto, Insights in Life Sciences cuenta ya con 14.000 expertos pertenecientes a 30 países y 60 ciudades distintas de Estados Unidos, América Latina, Europa y Asia. Estos buenos resultados, asegura Escudero, “nos demuestran que existía una necesidad no cubierta en el mercado y hemos sabido aportarle una solución”.

DSC04588

El BLE&Health también contó con 12 emprendedores que expusieron su proyecto en las diferentes rondas del Elevator Pitch, presentando ideas muy interesantes y demostrando, una vez más, que Barcelona tiene el potencial para posicionarse en el mapa de las ciudades más emprendedoras:

  • Celicity
  • Touchland
  • Medtep
  • Imedicplus
  • Subtilis Biomaterials
  • Guardmecum
  • Nu SKIN
  • Paredes Odontologia
  • SM Genomics
  • PSIOUS
  • usMIMA
  • Biosfer TesLab